Diagnóstico y Plan Maestro del Santuario Nacional de Ampay

7. FLORA Y FAUNA DEL S N DE AMPAY

7.1 Flora

Como antecedentes del estudio de la flora del Ampay, se puede mencionar las exploraciones realizadas por César Vargas en junio de 1937, junio de 1938 y febrero de 1939, junto a los botánicos Stork & Horton miembros de la segunda expedición a los Andes dirigida por Goodsped. En enero de 1941, noviembre de 1942 y enero de 1950, Vargas explora también el Ampay, Ñacchero y otros lugares de Apurímac, publicando los resultados de sus investigaciones en el documento: "Comunidades Vegetales de Abancay y Alrededores " (1957).

En 1962, Hooker luego de realizar una evaluación forestal en el Ampay, recomienda la protección y reserva de 1,500 has. de bosques de Podocarpus. En 1985, Galiano, Tupayachi y Ricalde, así como un año más tarde nuevamente Tupayachi y Venero, realizan expediciones al Ampay y Ñacchero, colectando gran número de especímenes vegetales y registros de fauna.

CUADRO Nº 5

GRUPOS TAXONOMICOS Y ESPECIES COLECTADAS

SANTUARIO NACIONAL DE AMPAY Y COMUNIDAD DE NACCHERO, 1985-6


GRUPOS TAXONOMICOS
ESPECIES
No vasculares
27
Vasculares
Pteridophyta
39
Gimnospermas
03
Angiospermas
Monocotiledoneas
Dicotiledóneas

123
498

TOTAL
690

 

El cuadro, demuestra que el mayor número de especies corresponde al grupo de las dicotiledóneas (72,17%) de las cuales las especies de la familia Asteraceae son las más abundantes (137 especies), el 17.82% corresponde al grupo de las monocotiledoneas, dentro de las cuales las familias más abundantes son las Poáceas (27.6%) y las Orchidadeas (26.8%) del total de especies registradas.

Las especies arbóreas más representativas, registradas de acuerdo a las diferentes exploraciones botánicas, se detallan en el cuadro siguiente:

CUADRO Nº 6

ESPECIES FORESTALES DEL SANTUARIO NACIONAL DE AMPAY


NOMBRE COMÚN
NOMBRE CIENTÍFICO
FAMILIA
Intimpa Podocarpus glomeratus
Podocarpus
Chachacomo Escallonia resinosa
Grossulanaea
T´asta Escallonia myrtilloides
Grossulanaea
P´fanca Escallonia heverea
Grossulanaea
Atoc cedro Cedrela lilloi
Meliaceae
Nogal Inglans neotropica
Inglandeceae
Calasto Smallanthus glabratus
Asteraceae
Clasto Smallanthus parviceps
Asteraceae
Lima lima Primus rígida
Rosaceae
Maju manzana Hesperomeles lanuzinosa
Rosaceae
Huaman Quero Styloceras launfolia
Buxaceae
Chuyllur Vallea stipularis
Elafocarpaceae
Chuyllur Citharexyliun launfolium
Verisenaceae
Chuyllur Cornus peruvianus
Cornaceae
Unca Myrcianthus oreophylla
Myrtaceae
Huankar tipa Randia boliviana
Rubiaceae
Koto Kiswar Gynoxys spp
Asteraceae
Sacha Kera Lupinus ampaiensis
Fabaceae
Llutha – lluthu Myrsine spp
Myrsinaceae
Ollantay Saracha punctata
Solanaceae

7.1.1 Flora Andina

Un conjunto diverso de especies desde gramíneas, herbáceas, arbustivas, árboles, helechos y musgos conforman la vegetación del Ampay, albergando a una singular fauna silvestre.

Los estudios realizados (1935-1995) han identificado 303 especímenes, detallando para Criptógamas 29 especies, Gimnospermas 3 especies, Monocotiledóneas 51 especies y Dicotiledóneas 220 especies, encontrándose especies endémicas como el "sullu sullu" (Lupidiscercophorus sp), "hatun sullu sullu" (Bomarea ampayesana) y la "intimpa" (Podocarpus glomeratus), actualmente en vías de extinción.

La protección de la vegetación natural, juega un papel muy importante en la regulación y comportamiento de los sistemas de agua. Es particularmente importante el efecto "esponja" por medio del cual la lluvia es captada y mantenida por los bosques y pastizales naturales, de manera que el agua drene en forma lenta hacia el interior y eventualmente hacia los sistemas pluviales, reduciendo la tendencia a las inundaciones en períodos de muchas lluvias y liberando agua en la época de sequía. Estas funciones se pierden cuando se destruye la vegetación de las tierras altas de las cuencas (Galiano 1995 - UNSAAC).

El Ampay con su amplio espectro de microclimas, alberga una gran diversidad de formas vegetales de altura, desde la flora rupícola (líquenes en roquedales) hasta árboles de 15 m. de altura (chachacomo, intimpa, entre otros).

La cobertura vegetal del Santuario se puede dividir en dos zonas, superior e inferior, con una zona intermedia de transición (zona ecotónica).

La zona superior está dominada por vegetación cespetuosa de composición básicamente herbácea como: Stipa, Festuca, Calamagrostis Wernería , etc., mientras que la zona inferior por bosques naturales de composición forestal: "intimpa", "unka", "ch’uyllur", "chachacomo", "t’asta", "huamanq’ero", "wankartipa", asociados con otras plantas arbustivas y subarbustivas como: "lima-lima", "noq’ay", "llama-llama", "puku-puku", "q’era" entre otras.

Basándose en las últimas publicaciones respecto de la flora del Ampay, encontramos registradas hasta la fecha un total de 236 especies botánicas. Entre ellas hay tres especies de Pirrophytas y 133 de Magnoliophytas. Dos de las especies inventariadas son endémicas: Bomarea ampayesana ("h’atun sullu sullu") y Lupinus dicercophorus ("sachaq’era") de las familias botánicas Amaryllidaceae (Alstroemeriaceae) y Fabaceae, respectivamente y una especie en vías de extinción Podocarpus glomeratus ("intimpa").

Las especies forestales nativas están representadas por un total de cuarenta y siete especies (Hostning/Palomino, 1997).

7.1.2 Flora Endémica

La flora del Santuario está calculada en aproximadamente 1,500 especies, de las cuales 340 han sido registradas entre los 2,900 a 3,500 msnm. En este piso húmedo, la floresta está dominada por la "Intimpa", símbolo forestal del Santuario y de la ciudad de Abancay.

El rodal de intimpas es la parte más valiosa de toda la flora nativa del Santuario y ocupa una extensión aproximada de 600 has. (41% de la masa forestal del bosque del Ampay y el 19% de extensión total del Santuario), con unos 60 árboles por hectárea, formando un ecosistema con gran número de plantas endémicas.

Las características orográficas singulares del macizo del Ampay y su configuración espacial como una isla continental (Mac Arthut & Wilson, 1967) cortada por tres cuencas (ríos Apurímac, Pachachaca y Mariño), permiten su aislamiento que confluye en una notable especialización y presencia de endemismos propios del Area Natural Protegida y conformantes de las especies endémicas del país (Galiano, 1995).

Las especies endémicas más relevantes ubicadas por primera vez en el Santuario Nacional de Ampay son: Bomarea ampayesana Vargas, (Alstroemeriaceae); Pleurothallis vargasii C. Schweinfurth, (Orchidaceae); Lupinus ampaiensis C. P. Smith, L, tetracorcephorus C. P. Smith (Fabaceae); Nasa limata (J.F. Macbr.) M. Weigend, N. Vargasii (J.F. Macbr) M. Weigend (Loasaceae); Begonia octopetala L´Hér, Subsp. Ovatoformis Irmscher (Begoniaceae).

Entre los endemismos de la flora peruana más importantes podemos citar: Epidendrum rondosianum C. Schweinf., E. Philippi Reichenb., (Orchidaceae); Tibouchina brevisepala Cogniaux, T. Pleromoides (Naudin) J.F. Macbride, (Melastomataceae).

El grado de endemismos de especies de la flora peruana en el Santuario llega a más del 15%. Considerando su pequeña extensión con otras Areas Protegidas, su riqueza florística es considerable. Así, por ejemplo en el Parque Nacional del Huascarán (360,000 has.) han sido registradas unas 20 especies de orquídeas (Smith, 1988), mientras que en el Ampay -con una extensión 3,635.5 has.- se han identificado a la fecha más de 30 especies.

7.1.3 Flora en peligro de Extinción

En la década del 60, se hace la primera evaluación forestal del bosque de "Intimpas" determinando una extensión aproximada de 1,200 has. en buen estado de conservación.

El mismo tipo de evaluaciones realizadas en 1996, determinó una disminución de por lo menos 300 has. del macizo forestal de "Intimpas" a consecuencia de la habilitación de nuevas áreas destinadas a las actividades agrícolas, extracción de madera, obtención de leña, extracción de ramas y plantones para las fiestas navideñas y pastoreo.

Es oportuno señalar que en la época que comenzó el desarrollo urbano de la ciudad de Abancay, se utilizó como material básico para la construcción de viviendas, las maderas de las especies más valiosas del bosque del Ampay como la "Intimpa" Podocarpus glomeraturs, el "huamanqero " Styloceras laurifolia; "nogal" Junglans neotropica, "atoc cedro" Cedrela lilloi, "unca" Myrciantes oreophylla, entre otras. Muchas de estas especies se encuentran en la actualidad como individuos aislados, escasos y en estado relictual.

La pérdida del bosque tiene implicancias negativas en las interacciones ecológicas y en el proceso de extinción de muchas plantas epífitas como las pertenecientes a las familias de las Bromeliaceas, Orchidaceas, Piperaceas, Pteridophytas, Briophytas, entre otras. En el caso específico de las Bromeliaceas, epífitas del género Tillandsia, se constituyen en pequeños ecosistemas que son microhabitats esenciales para insectos, arácnidos, anfibios y como fuente de alimentación de la avifauna polinizadora.

Los bosques mixtos de arbustos por encima de los 3,700 msnm., son los que han sufrido mayor impacto en cuanto al proceso de extinción; afectándose especies herbáceas, trepadoras y epífitas, en razón de la apertura de áreas considerables para el cultivo de tuberíferas en las laderas y hondonadas, actividades que han provocado el confinamiento y retroceso de los bosques, a las quebradas abruptas e inaccesibles y a los bordes de las chacras.

Observaciones recientes nos demuestran que el sector del Ñacchero, donde se encuentran las mejores comunidades de bosque muy húmedo subtropical (bmh-ST) requiere de una mayor protección, debido a la extraordinaria diversidad florística que mantiene.

CUADRO Nº 7

FLORA EN PELIGRO DE EXTINCIÓN EN EL SANTUARIO

NACIONAL DE AMPAY



ORQUIDEAS
Pleurothallis vargasii

Epidendrum spp.

Chloraea densipapillosa

Habenaria spp.


 
 

ARBOLES

Hesperomeles gayanum

Styloceras laurifolia

Randia boliviana

Citharexylum laurifolium

Cornus peruviana

Prunus rigida


 
 
 
 

ARBUSTOS

Podocarus glomeratus

Tibouchina spp

Mutisia mandoniana

Gynoxys spp

Ferreyranthus verbascifolium

Cestrum spp

Bubdleja spp

Puya spp


 
 

HERBÁCEAS

Nasa vargasii

Nasa limata

Begonia octopetala

Valeriana spp

Gentianella sp.


 

Intimpa (Podocarus glomeratus, Don)

Proteger con carácter de intangible a la "Intimpa" (Podocarpus glomeratus Don) fue la principal razón por la que se declara al Ampay como Area Protegida.

El nombre "Intimpa" se origina de las voces quechuas inti=sol y pa=árbol. Es un árbol del orden de las Coniferales, de la familia Podocarpaceae, del género Podocarpusy de la especie Podocarpus glomeratus Don, que puede alcanzar hasta 3 m. de diámetro en plantas adultas y antiguas. Un inventario realizado en 1988 reveló un diámetro a la altura del pecho (DAP) máximo de 2.20 m.

Su copa es globosa y aparasolada, su corteza externa de color marrón y escamosa. Los árboles femeninos tienen fustes de mayor robustez y espesor que los árboles masculinos, llegando a medir hasta 2.5 m. de diámetro.

Una característica de las Podocarpáceas y particularmente de los árboles de "Intimpa", es su forma recurrente, es decir que las ramas se bifurcan desde el primer tercio inferior de la planta, presentado tanto un fuste principal como fustes secundarios. Este sistema de ramificación se llama monódica piramidal, porque los ejes laterales se desarrollan menos que el eje principal. Las ramas del segundo y tercer orden se bifurcan hacia su extremo apical, formando una copa frondosa cuya longitud supera los siete metros en árboles de gran desarrollo. Se reconoce a la distancia por su forma peculiar y color verde oscuro.

Los tallos jóvenes presentan corteza superficial con pequeños canales o plegamientos longitudinales, semejantes a arrugas. El espesor de la corteza en los árboles maduros mide hasta 8 mm. y presenta una superficie externa áspera en árboles viejos. La corteza interna tiene una coloración marrón oscuro de textura fibro-laminar.

Las hojas son simples, enteras, sentadas, rígidas, de consistencia coriáceas, glebras, de forma lanceolada, con ápice agudo y punzante y están insertadas al tallo mediante un corto peciolo en disposición espiral. Miden de 3 a 5 mm. de ancho por 3 a 6 cm. de largo.

Las plantas femeninas, producen flores solitarias de forma globular insertadas a las ramas, mientras que las plantas masculinas presentan flores fasciculadas. Los frutos en forma de drupa producidos por los individuos femeninos, constan de dos partes: un pedúnculo de aproximadamente 5 mm. de largo, sobre el cual está asentado el fruto que encierra una sola semilla esférica protegida por una dura estructura. La delgada cubierta exterior de los frutos verdes contiene látex.

El proceso de polinización y fecundación ocurre durante los meses de noviembre a enero, encontrándose en plena actividad reproductiva durante las fiestas navideñas.

La mejor época para la cosecha de semillas es de mayo a agosto. Por cada 100 frutos hay sólo un 5 % de semillas viables.

El "K’allaloro" (Aratinqa mitrata) es un ave que causa daño a los frutos de la Intimpa durante la fructificación, produciéndo lesiones con su pico y la caída prematura de los frutos.

La propagación puede realizarse en forma sexual mediante las semillas o en forma vegetativa mediante esquejes.

La "Intimpa" crece siempre asociada con otras especies arbóreas y arbustivas. Según orden de importancia tenemos: "ch’uyllur" (Vallea stipularis), "t’asta" (Escallonia myrtiloides), "ollanta" (Clusia sp.), "muti-muti" (Duranta mandonii), "pisccay" (Prunus rígida), "nockay" (Cestrum conglomeratum), "matecllo" (Hydrocotyle ranunculoides), "wankartipa" (Duranta pentlandii) y "ushpa-ushpa" (Solanum sp.). Otras especies más raras son: "unka" (Mycianthes oreophylla), "huamanq’ero" (Styloceras laurifolia), "chachacomo" (Escallonia resinosa), "pawka" (Escallonia herrerae) y "q’era" (Lupinus platiphyllus).

La alta humedad del medio ambiente le permite al bosque alojar gran cantidad de plantas epífitas (especialmente tillandsias y orquídeas), helechos musgos, hongos, etc., constituyendo la riqueza floral del Santuario la gran variedad de orquídeas en diversos colores y formas así como las diferentes especies de fucsias, bromareas, begonias, entre otras, que salpican el intenso verde de la floresta con el colorido de sus flores.

7.2 Fauna

El año 1985, al hacer la evaluación de la flora y fauna del Ampay como base sustentatoria para el establecimiento legal del Santuario, se da inicio a los estudios de fauna, los que podemos resumir en el siguiente cuadro:

CUADRO Nº 8

ESTUDIOS SOBRE LA FAUNA SILVESTRE DEL AMPAY


CATEGORIA TAXONOMICA (FAUNA)
GALIANO, TUPAYACHI Y RICALDE (1985)
RICALDE (1985) VENERO (1986) OCHOA (1995) ZEVALLOS
(1995)
Mamíferos
12
-
-
-
28
Aves
-
80
101
125
-

De la evaluación de la diversidad biológica, realizada en 1,995 por Galiano, Tupayachi, Nuñez, Ochoa y Zevallos, para el caso de la fauna podemos exponer los siguientes resultados:

CUADRO Nº 9

RESULTADO DE LA EVALUACION DE ESPECIES DE AVES DEL AMPAY (1995)


AVES
FAMILIAS
Nº ESPECIES
Tinamide
Aandeidea
Anatidae
Cathartidae
Accipetudae
Falianidae
Charadridae
Scolopacidea
Laridae
Columbidae
Psittacidae
Titonidae
Cuculipae
Strigidae
Apopidae
Trochilidae
Bucionidae
Picidae
Furnaridae
Formicaridae
Coringidae
Tirannidae
Hirundinidae
Cinclidae
Troclotidae
Turdidae
Coerebidae
Thrrupidae
Fringihdae
03
01
04
01
03
04
01
01
01
01
06
04
01
01
02
02
21
01
01
11
03
01
16
04
01
01
02
05
04
18
TOTAL
30/125 spp

CUADRO Nº 10

RESULTADO DE LA EVALUACION DE ESPECIES DE MAMIFEROS DEL

AMPAY (1995)


MAMIFEROS
FAMILIAS
Nº ESPECIES
MARSUPIALIA Didelphidae
01
CHIROPTERA Phyllostomidae

Vespertillionidae

Desmodidae

02

01

01


 

CARNIVORA

Canidae

Felidae

Mustelidae

Carvidae

01

02

02

02

RODENTIA Muridae

Chinchillidae

Cavidae

13

01

02


 

7.2.1 Fauna Andina

Los estudios respecto a la fauna silvestre del Ampay datan del período 1968 a 1987 y aún se hallan incompletos.

Las investigaciones sobre la fauna a nivel mundial, señalan la existencia de 8,500 especies, de las cuales en el Perú se han registrado 1,700 que representan el 20% de la población faunística mundial. En este sentido en el Santuario se han hallado 112 especies que representa el 1.3 % de la fauna mundial y el 6.53 % de la fauna peruana.

Los estudios de la macrofauna del Ampay realizados hasta la fecha, permitieron el registro de 12 especies de mamíferos silvestres, pertenecientes a 8 familias. Los más pequeños son los roedores, entre los que destacan el "poronccoe" (Cavia tschudii) y la vizcacha (Lagidium peruvianum)que habitan los pajonales y roquedales situados encima de los 3,700 msnm

Entre los félidos destaca, por su tamaño el puma (Felis concolor) y entre los fitófagos el "luichu" (Odocoileus virginianus) y la "taruca" (Hippocamelus antisiensis).

Los representantes quizás más vistosos de la avifauna del Ampay, son los colibríes de diversas especies que se alimentan del néctar de las flores y de insectos. La mayoría de ellos son de tamaño grande, lo que representa una adaptación al medio frío de las alturas, para tener una relación de menor superficie por volumen que los pequeños, y mantener mejor el calor evitando una excesiva irradiación. Con frecuencia se puede ver el "siwar k’ente" (Colibri coruscans), una de las especies de trochilidos que habitan el bosque, polinizando las flores.

Respecto a reptiles, sólo se ha encontrado una especie de serpiente andina, Tachimenis peruviana, cuya mordedura no tiene efecto nocivo en el ser humano.

Las investigaciones posteriores tal vez ya no ofrezcan muchas novedades en los registros nuevos del grupo Platiphyllus.

En cuanto a insectos se determinó la presencia del "wayt’ampu" o "sucama" (Metardaris cossinga), una especie de mariposa (Lepidoptera) de hábitos diurnos, cuya importancia radica en el uso comestible que aún le dan algunos pueblos andinos.

7.2.2 Fauna Endémica

El bosque brinda alimento y protección a una gran cantidad de aves. A la fecha se ha logrado determinar un centenar de especies de aves, que se clasifican taxonómicamente en 29 familias, entre las que destaca una especie endémica llamada Synallaxis courseni pertenece a la familia Furnaridae.

La evaluación de la diversidad biológica del Santuario Nacional de Ampay -de manera preliminar el año 1995- sirvió para confirmar especies y ampliar las colecciones de plantas y animales. Es necesario estudiar la fauna especialmente en grupos de mamíferos, roedores, quirópteros y algunos anfibios así como ampliar los estudios de avifauna usando trampas y redes de neblina respectivamente.

Con relación a la fauna endémica, el Ampay sigue siendo un misterio o caja de sorpresas, que es muy posible develar en futuros trabajos de investigación de manera sostenida.

Entre las especies endémicas podemos señalar el caso del ave perteneciente a la familia de los Furuaridos (Synallaxis coursenii) descrita por E. Blake en 1971, restricta exclusivamente al Santuario Nacional de Ampay, siendo su rango de distribución altitudinal entre los 2,450 a los 3,500 msnm.

El año 1995 en el sector Ñaqcchero, en epífitas del género Tillandsia se encontró el anfibio Gastrotheca ochoai, endémica de la fauna peruana.

7.2.3 Fauna en peligro de Extinción

En tiempos remotos, el bosque del Ampay sostenía la más importante variedad de fauna silvestre sur oriental andina. Dentro de los mamíferos, los más representativos son el venado gris o "luichu" (Odocoileus virginianus), la "taruca" (Hippocamelus antisiensis), el puma (Felis concolor), el gato montés u "osccollo" (Felis colocolo), el zorro o "atoc" (Dusicyon culpaeus), el zorrino o "añas" (Conepatus rex), la "muca" o "ccarachupa" (Didelphis alviventris), cuy silvestre o "poronccoe" (Cavia tschudii), entre otras especies de roedores. La mayoría de estos animales a nivel nacional se encuentran en estado de extinción, por la destrucción irresponsable de su hábitat y la caza indiscriminada o furtiva.

No podemos dejar de señalar la importancia de la microfauna existente en el Santuario, extendida en todos sus pisos ecológicos, más adelante, con estudios especializados podremos conocer su importancia y contribución al sostenimiento y desarrollo de los ecosistemas. 

Regresar al Plan Maestro del S. N. de Ampay