ACTIVIDADES DE USO SOSTENIBLE PARA CONTRARRESTAR LAS AMENAZAS A LA BIODIVERSIDAD EN EL
SANTUARIO NACIONAL DE AMPAY

Ing. Hugo Carrillo, 1999

1. INTRODUCCIÓN

El Santuario Nacional de Ampay se encuentra ubicado geográficamente en el flanco sur del nevado del mismo nombre en la cordillera de Vilcabamba de los Andes Orientales del Sur del Perú. Políticamente, pertenece al Distrito de Tamburco, Provincia de Abancay, capital del Departamento de Apurímac.

En el ámbito del Santuario Nacional de Ampay se destaca nítidamente una pequeña masa forestal de Podocarpus glomeratus que en la provincia de Abancay se le conoce como "Intimpa" o "Árbol del Sol". Al estado natural ocurre en escasas localidades del territorio nacional, siendo su base fitogeográfica extremadamente estrecha. La especie es un recurso forestal nativo de la familia Podocarpaceae, y uno de los pocos géneros que forman la riqueza forestal del país.

La única área protegida de Podocarpus glomeratus -el Santuario Nacional de Ampay- es el refugio de esta especie; de allí su conservación en forma intangible.

Por su ubicación, la formación boscosa de Ampay que incluye un rodal importante de "Intimpa", es de trascendental importancia para el mantenimiento del entorno ecológico del ámbito urbano de Abancay, dado que el bosque funciona como una barrera de protección contra posibles desastres naturales que podrían poner en peligro a las comunidades y sectores populosos de la ciudad. Además, el bosque influye en la regulación productiva de las principales fuentes del recurso agua y el clima benigno del entorno de la sub-cuenca del río Mariño, además de servir de hábitat a la flora y fauna propia del Santuario.

El bosque del Santuario Nacional de Ampay ocupa un área de 600 ha. y el elemento más valioso de la foresta nativa es la "Intimpa".

Gracias a la labor realizada por instituciones como el IDMA, las condiciones de protección en que se encuentra el Santuario Nacional de Ampay, han permitido la sobrevivencia de muchas de las especies nativas. Sin embargo, a pesar de estos esfuerzos, se han presentado casos de alteración, principalmente por la introducción de especies exóticas y por la extracción de leña.

2. PROBABLES AMENAZAS A LA BIODIVERSIDAD

No cabe duda que el Santuario Nacional de Ampay está expuesto a muchas alteraciones, sobre todo externas, debido principalmente a presiones de carácter económico-social de las poblaciones aledañas y en menor grado por fenómenos naturales, cuyo impacto desfavorable afecta la integridad de este valioso patrimonio natural.

De acuerdo al "Estudio de Demanda de Leña y su Impacto Ambiental en el Santuario Nacional de AmpayEstudio realizado por IDMA en 1998 con auspicio de WWF., las acciones impactantes de mayor consideración en la alteración del Santuario son: la extracción de leña, la introducción de especies exóticas, el sobre pastoreo y la agricultura. Estas acciones dan lugar a la pérdida de la diversidad y estabilidad del ecosistema, disminución de la tasa de crecimiento del bosque, modificación de la fisiografía en los extremos del bosque y alteraciones en la cuenca.

Aunque los impactos desfavorables que se señalan en el estudio son evidentes, la magnitud de éstos no parecen ser de una gran amenaza a la integridad del Santuario y a su biodiversidad. Sin embargo, de no tomarse medidas oportunas para contrarrestar las acciones de alteración que se han señalado, éstas pueden constituirse con el tiempo en verdaderas amenazas.

Las acciones impactantes que a continuación se describen, deben considerarse como probables amenazas a las que se debe otorgar todo el interés posible para que su magnitud no sea mayor, al contrario, las hagamos disminuir o eliminar; sobre todo en el caso de quema de pajonales e incendios forestales.

Las probables amenazas se han agrupado en actividad agrícola y pecuaria, tala y extracción de leña, uso público, introducción de especies exóticas, quemas e incendios forestales (en unas pocas horas puede causar más daño que la tala en 50 años)

2.1 ACTIVIDADES AGRÍCOLAS Y PECUARIAS

  • Dentro del Santuario, continúan asentados en él por arreglos concertados con la Autoridad Oficial, no menos de 20 familias campesinas dedicadas a la agricultura y ganadería desde hace mucho tiempo. Muchos años antes del reconocimiento oficial del Santuario, estas actividades han causado alteraciones al ecosistema que podría haber sido de mayor magnitud si no se oficializaba el reconocimiento de esta área como Santuario Nacional.

  • Una de las acciones que de continuar podría tener mayor impacto dentro del Santuario es la apertura no autorizada de nuevas tierras para la agricultura. Ésta se hace, aunque en pequeña escala y poco notoria, dando lugar a la tala de árboles y arbustos. Esta práctica se ha notado por ejemplo en el Sector Tuturpampa y ocurre entre los límites de la chacra y el comienzo de la vegetación que generalmente es más raleada, teniendo cuidado de no hacerlo próximo a los caminos. Como se dijo, el avance es pequeño pero perceptible. Otro caso referido por un campesino de la CC de Kerapata confirma algo similar con la tala y quema de vegetación en las alturas de la CC de Ccocha para habilitar chacras.

  • Las técnicas aplicadas para la agricultura por las familias campesinas dentro del Santuario, son las tradicionales y no han sido mejoradas, manteniendo bajos niveles de producción y productividad, lo cual podría ser el motivo que los impulsa a aperturar nuevas tierras.

  • El sobre pastoreo es otra de las acciones de impacto que se ha podido apreciar. El ganado que mantienen las familias pastorean libremente a pesar de las recomendaciones impartidas por las autoridades.

  • Esto se ha podido constatar en varios sectores, cuyo efecto es la destrucción de cierto tipo de flora atractiva para el ganado y la compactación de los suelos en bosques raleados donde mayormente pastorea, limitando o anulando la regeneración natural y dañando o eliminando las plantaciones de intimpa instaladas.

  • La presencia de familias asentadas dentro del Santuario también trae perturbaciones en la fauna silvestre, no sólo la crianza de diversos animales, sino también por la presencia de perros y gatos que no sólo ahuyentan a los animales silvestres, sino que son cazados por éstos como el caso de pequeños roedores y aves. Este hecho es confirmado por los propios pobladores.

2.2 USO PÚBLICO

  • La presencia de una gran cantidad de visitantes durante el año innegablemente tiene sus efectos. De acuerdo al documento "Diagnóstico de la Actividad Turístico Recreativa realizada en el Santuario Nacional de AmpayEstudio realizado por J.A. Peralta - IDMA en 1997 con el auspicio de WWF., del total de visitantes encuestados para el estudio, sólo el 59% indicó que nunca ha sacado plantas o troncos de los árboles mientras que el 37% lo ha hecho alguna vez durante sus visitas, y dentro de este grupo, el 6% de los visitantes siempre extrae plantas del área durante sus visitas. Asimismo, el 25% alguna vez había cazado, y el 2% siempre caza cuando entra al Santuario.
  • Un incendio de pajonales producido en el mes de julio de 1997 de un pajonal cercano a la laguna de Tornoccocha, probablemente fue iniciado por visitantes al querer capturar cuyes silvestres rodeándolos con fuego.

2.3 QUEMAS E INCENDIOS FORESTALES

  • La quema de pajonales e incendios dentro del Santuario es lo más preocupante, debido a la ocurrencia de varios de estos incendios en los últimos años, como el referido anteriormente en los pajonales próximos a la laguna de Tornoccocha, que afectó decenas de hectáreas y puso en riesgo la vida de los guardaparques de INRENA e IDMA.
  • Así como éste, son varios los casos referidos por pobladores de la zona aledaña, como la de pajonales y vegetación arbustiva en las alturas de la CC de Ccocha, donde todos los años, nos indican los campesinos de Kerapata, se producen este tipo de desastres dentro del Santuario.
  • Un incendio forestal, que puede ser generado por la quema de pajonales, en pocas horas, puede tener mayor impacto en la integridad del Santuario, que 50 años de extracción de leña, considerando la pérdida anual de bosques nativos que concluye el estudio sobre "Demanda de leña y su impacto ambiental ...".

2.4 INTRODUCCIÓN DE ESPECIES EXÓTICAS

  • Mucho antes de ser declarado como Santuario Nacional, ya se habían introducido especies exóticas en este ámbito. Las plantaciones de eucaliptos y pinos, así como retamas y en menor escala otras especies exóticas aún perduran en este Santuario. De acuerdo a los estudios realizados, la presencia de estas especies, limitan la regeneración de la vegetación natural por competencia (luz, agua, nutrientes) y dominancia. De esta forma, la vegetación que crece bajo el dosel de los bosques de pino y eucalipto no es abundante y tiene pocas posibilidades de sobresalir.
  • Otro aspecto importante a tener en cuenta, es que si se quieren eliminar los árboles de eucalipto y pino dentro del Santuario, la caída de los árboles al ser talados ocasionaría daños severos a la vegetación emergente y en crecimiento. Sin embargo, con técnicas especiales de apeo pueden ser superadas, siempre y cuando pueda cubrirse el costo que ello demandaría.
  • Una especie que fue introducida, voluntariamente o no, es el kikuyo, que se encuentra diseminado por casi todas los claros en el área de bosques naturales, llegando hasta sus límites altitudinales o climáticos. Su presencia también limita la regeneración de la vegetación natural, además de invadir las áreas circundantes a las plantaciones de Intimpa y limitar su crecimiento y desarrollo.

2.5 TALA Y EXTRACCIÓN DE LEÑA

  • Por ser un tema cuya importancia y actualidad merece un análisis más exhaustivo, lo concerniente a la problemática de tala y extracción con fines de leña dentro del Santuario, se abordan en el capítulo "Recursos energéticos provenientes del Santuario Nacional de Ampay y alternativas para satisfacer su demanda".

3. ACTIVIDADES DE USO SOSTENIBLE PARA CONTRARRESTAR LAS PROBABLES AMENAZAS A LA BIODIVERSIDAD

 

3.1 CON RELACIÓN A LA AGRICULTURA Y GANADERÍA

Con relación a la problemática expuesta al inicio de este capítulo, se proponen las siguientes medidas:

a. Vigilancia y evaluación periódica a usuarios instalados dentro del Santuario Nacional de Ampay.

Esta medida tiene por finalidad ejercitar el compromiso de vigilancia y control por parte de la autoridad competente o a quien encargue ésta, sobre el área conducida por cada morador; para lo cual sería necesario un levantamiento catastral de las áreas ocupadas por los moradores, con el fin de delimitar con exactitud las áreas cedidas en usufructo para sus actividades agrícolas y pecuarias. De esta forma, la expansión territorial de los moradores sería controlada.

b. Establecer normas de regulación de la actividad ganadera dentro del Santuario.

Con el fin de disminuir los daños causados por el pastoreo, así como controlar la actividad ganadera de los moradores dentro del Santuario, debe emitirse una norma al respecto concertada con los moradores, como herramienta de control de las autoridades. Esta norma debe considerar la población ganadera de acuerdo a la capacidad de carga de los pastos, el tipo de ganado, la conducción directa sin la presencia de terceros, rodeos, etc.

c. Apoyo técnico y capacitación.

Los moradores del Santuario deben ser considerados en los programas de apoyo institucional gubernamental o no gubernamental, orientados a mejorar los niveles de producción y productividad de sus cultivos así como de la actividad ganadera y crianzas. De esta forma, la apertura de nuevas tierras para cultivo podría detenerse.

3.2 CON RELACIÓN AL USO PÚBLICO

Al respecto, existen documentos muy valiosos producidos por el IDMA que plantean de una manera muy objetiva las recomendaciones para esta actividad. Resumimos algunas de ellas, como que una primera labor de quienes asuman la responsabilidad de introducir en mayor escala el turismo en ésta área, es difundir ese interés entre la población local y generar una actitud de respeto sobre el área que será visitada. El Santuario debe ser también un ejemplo de armonía entre la cultura y la naturaleza para los visitantes locales y a la vez significará una exigencia de conservación.

Una de las principales recomendaciones dadas en el "Diagnóstico de la Actividad Turístico Recreativa en el Santuario Nacional de AmpayRealizado por J.A. Peralta, para IDMA/WWF. para generar este cambio en la población local joven es coordinar simultáneamente dos acciones básicas:

  • campaña de difusión del Santuario como un espacio de conservación
  • cursos de capacitación para profesores de los centros educativos de Tamburco y Abancay como interpretadores ambientales para dirigir visitas en el Santuario Nacional de Ampay

Otras acciones adicionales que deben implementarse son presentadas en dicho trabajo.

3.3 CON RELACIÓN A LA QUEMA DE PAJONALES E INCENDIOS FORESTALES

Entre las probables amenazas a la biodiversidad, se indicaron la quema de pajonales e incendios forestales, como uno de los aspectos que debe preocupar más. Los daños que pueden ocasionar si éstos se producen pueden llegar a tener magnitudes de desastre con incalculables pérdidas económicas y más grave aún, pérdidas ecológicas de incalculable valor.

Por tratarse de un tema muy relacionado con el quehacer forestal y dada su importancia, se ha considerado en esta parte la propuesta de un Plan de prevención de quema de pajonales e incendios forestales para el Santuario Nacional de Ampay; que a continuación se detalla.


PLAN DE PREVENCIÓN

La prevención es el conjunto de medidas, acciones, normas o trabajos tendientes a evitar que se produzca un agente perjudicial que de origen a daños como los incendios forestales. La protección de los recursos florísticos del Santuario deben basarse en la prevención de los daños. En cuanto al costo/beneficio, es más rentable que ocurran problemas en vez de tratar de resolverlos una vez que se presenten. El dicho: "Un gramo de prevención vale por un kilogramo de remedio" se aplica bastante en este caso.

Las principales actividades que se consideran en un Plan de Prevención son: la Educación, la Tecnología (ingeniería) y la Legislación. Esto es lo que se denomina el triángulo de prevención.

Previamente a la determinación de objetivos que deben orientar un Plan de Prevención, es necesario conocer los riesgos y peligros que están provocando la ocurrencia de daños al recurso forestal.

1. DIAGNÓSTICO

En la Planificación de un Plan de Prevención, es necesario contar previamente con algunos antecedentes básicos que se refieren principalmente a la delimitación de la zona en que se aplicará el Plan, características físicas, población, análisis de riesgo, análisis de peligro, evaluación del daño potencial y duración de la temporada de prevención.

  1. delimitación de la zona
  2. Deben fijarse claramente cuáles serán las responsabilidades respecto al área que debe aplicarse el Plan de Prevención. Es recomendable, con el objeto de cumplir eficientemente con esta responsabilidad que los trabajos que se desarrollen no excedan los límites establecidos. Por eso, es importante que trabajen juntas las diferentes autoridades como la Policía Ecológica, INRENA, IDMA, Defensa Civil, entre otras.

  3. características físicas y otras
  4. Es necesario contar con un reconocimiento tan completo como sea posible de las características físicas de la zona: topografía, curso y fuentes de agua, red vial por clase (afirmado, caminos de herradura, trochas), cobertura vegetal (arbórea, matorrales, pastos, cultivos), clima (precipitación - época y tipo -, vientos predominantes, temperaturas y humedad relativa) y tipo de suelos (arcilloso, arenoso, rocoso).

  5. análisis de riesgos
  6. El riesgo se define como la posibilidad de una pérdida o daño. Son todos aquellos factores que están generando la ocurrencia de incendios forestales. Hay que considerar las interrogantes el cómo, cuándo, dónde y quién.

  7. análisis del peligro
  8. El peligro es la susceptibilidad del riesgo que provoque una pérdida o daño. Es decir, las características de los combustibles forestales o el grado de peligro que representan. Una vez introducida una fuente de calor, ¿se van a quemar los combustibles?, etc.

  9. evaluación del daño potencial

Junto con los análisis de riesgo y peligro, es indispensable la zonificación del área bajo protección de acuerdo al valor de las riquezas o recursos allí existentes, a fin de orientar las actividades preferentemente a los puntos que representan una mayor importancia para la integridad del Santuario.

En cuanto a los primeros planes que se hagan, normalmente el diagnóstico será difícil de preparar. Depende mucho de la experiencia de quienes lo hagan, los guardaparques, los extensionistas y los propios moradores. Así, por más imperfecto que parezca el desarrollo de un primer plan, éste dará una mejor base sobre la cual se construirán los planes del futuro.

 

2. OBJETIVOS DEL PLAN

El propósito general es lograr un cambio de actitud en las personas, haciéndolas más conservacionistas, protectoras y respetuosas de los recursos naturales renovables.

Los objetivos específicos a considerar en el presente Plan de Prevención son:

  • La educación de las personas sobre la importancia de los recursos del Santuario Nacional.
  • Difundir en la población aspectos relacionados con el daño y consecuencias si no se protege el Santuario
  • Presentar y difundir un símbolo mediante el cual se identifiquen las actividades de prevención
  • Informar a la población ubicada dentro del Santuario y en la Zona de Amortiguamiento, respecto a las medidas prácticas para evitar la ocurrencia de incendios forestales.
  • Difundir los aspectos relacionados a la legislación sobre la conservación de los recursos naturales del Santuario.

3. CONTENIDO DEL PLAN

El Plan de Prevención se concentra en tres áreas: Educación, Tecnología (Ingeniería) y Legislación.

  1. Educación

Se incluyen todas las medidas tendientes a sensibilizar, crear conciencia o elevar el nivel de conocimientos en torno al valor que representa los recursos naturales del Santuario, la necesidad de conservarlos y sobre todo la forma como la población dentro y fuera del Santuario puede colaborar en la protección de él. Debe llegarse a todos los sectores de la población, utilizando los diferentes métodos y medios de comunicación de los que se pueda disponer. A través de las campañas educativas para la prevención, deben producirse impactos emocionales que puedan basarse en argumentos de carácter familiar, patriótico, económico, naturalista o de otra índole.

Los medios de comunicación que pueden ser utilizados son:

  • Programas escolares
  • Programas de Educación Pública
  • Difusión a través de letreros, carteles y afiches
  • Producción de folletos, cartillas y volantes
  • Charlas formales e informales
  • Cursos a campesinos
  • Contactos persona a persona

El uso de símbolos se ha constituido en una fórmula excelente para permitir el éxito de las campañas de educación y difusión en muchos países. El uso de símbolos en las campañas de educación deben considerar los siguientes principios elementales: originalidad, localidad (representa a la región), generalidad (su mensaje pueda ser captado por todos), sentimiento de simpatía y alusión a la familia (logre tocar el sentimiento familiar), forma y colorido y representatividad del problema.

  1. Tecnología
  2. Se refiere a la reducción del peligro inmediato sobre agentes y/o acciones específicas que estén amenazando los recursos forestales y florísticos.

    Para determinar la orientación de esta actividad, es necesario identificar previamente las principales actividades de los moradores o población aledaña, que pueden originar los incendios. Por ejemplo, la reducción del peligro por el empleo de técnicas adecuadas de la quema de residuos de la cosecha.

  3. Legislación

No todas las actividades del hombre están relacionadas con la ocurrencia de incendios de pajonales o áreas forestales dentro del Santuario. En caso de que así lo fueran, éstas pueden ser modificadas con programas de educación y con recomendaciones técnicas. De ahí se desprende la necesidad de aplicar sanciones o medidas coercitivas para reprimir la negligencia, garantizar la fuerza de la Ley y para cautelar los intereses de esta área protegida.

La legislación comprende las Leyes o Decretos que se refieren a aspectos generales. La reglamentación se basa en reglamentos complementarios de la Leyes o Decretos, o bien Resoluciones o mandatos de carácter institucional o comunal, para regular actividades específicas o situaciones muy localizadas.

A través de ellas también deben establecerse las medidas precautorias que se pueden tomar y las sanciones que se aplican por incumplimiento de las normas establecidas.

4. CON RELACIÓN A LA INTRODUCCIÓN DE ESPECIES EXÓTICAS

Algunas medidas que pueden tomarse con relación a la presencia de especies introducidas dentro del Santuario Nacional, son:

  1. Controlar y supervisar la extracción dentro del Santuario
  2. Algunas plantaciones antiguas de pinos y eucaliptos como en la CC Maucacalle y otras se encuentran ubicadas dentro del Santuario. Estas comunidades por acuerdo de sus miembros, se han repartido los árboles de toda la plantación bajo condiciones acordadas por ellos. A algunos les ha tocado dentro del Santuario. Si bien, se les ha reconocido el derecho sobre el vuelo (plantación) más no sobre los terrenos, ellos vienen talando los árboles en forma moderada. Actualmente, la Autoridad correspondiente (INRENA) les ha suspendido la autorización de tala por los perjuicios que puede ocasionar esta actividad. Sin embargo, una prohibición de este tipo, como lo interpretan los campesinos, puede ocasionar resistencia y hasta rebeldía que podría generar conflictos de mayor envergadura.

    En tal sentido, debería concertarse entre las autoridades y beneficiarios, bajo normas y lineamientos técnicos convenientes, la extracción supervisada limitada a lugares donde esta actividad pudiera tener un impacto mínimo. Por ejemplo claros con poca vegetación o rebrotes pequeños.

  3. Compra y extracción gradual
  4. Esta otra alternativa esta sujeta a los acuerdos que se pueda llegar por ambas partes (Santuario y beneficiarios) y al costo que pueda representar. La propuesta es comprar los árboles ubicados dentro del Santuario a la comunidad o campesinos, y mediante técnicas especiales extraerlos gradualmente asfixiando los tocones de los eucaliptos, ya que con el pino no es necesario. El aspecto limitante en este caso es el económico. ¿Quién asumiría este costo? Sin embargo, la mayor parte de este costo puede ser cubierto por la venta de la madera extraída. El punto clave en este caso, sería el acuerdo sobre el precio que se llegue con los propietarios. Otra forma podría ser, compensarlos con plantaciones de estas mismas especies dentro de sus propias áreas, en una cantidad a fijar de mutuo acuerdo. También podrían combinarse ambas alternativas.

    La eliminación gradual de las plantaciones de especies exóticas, permitirían una mejor regeneración de la vegetación natural, así como garantizaría el crecimiento y desarrollo de las especies nativas que allí se instalen.

  5. Vigilancia y control

La labor permanente de vigilancia y control garantizará el cumplimiento de las reglamentaciones, normas y acuerdo concertados. De ninguna manera se debe permitir nuevas plantaciones de especies exóticas dentro del Santuario por mínimas que éstas sean.


4. RECURSOS ENERGÉTICOS PROVENIENTES DEL SANTUARIO NACIONAL DE AMPAY Y ALTERNATIVAS PARA DISMINUIR SU DEMANDA

De acuerdo a los documentos consultados, la información recibida del equipo técnico de IDMA – Abancay y el análisis de lo observado en el campo por el consultor, se puede decir que el principal problema que afecta actualmente a la conservación y la integridad del Santuario Nacional de Ampay es la tala de árboles con fines de producción de leña y carbón dentro de esta importante área protegida.

De acuerdo a los estudios realizadosEstudio de demanda de leña y su impacto ambiental en el Santuario Nacional de Ampay - IDMA, 1998., se estima que anualmente se extraen 400 TM/añoEsta tasa de extracción representa la pérdida de 1 ha/año de especies nativas y 2 ha/año de eucalipto; lo que significa que en 5 años la pérdida sería de 5 y 10 has. respectivamente. de madera para leña y carbón, que son consumidas principalmente por los propios campesinos de las comunidades aledañas (ZA), así como una parte de la población periférica de la ciudad de Abancay y no pocas panaderías. Esta extracción se realiza por distintos sectores, propiciados por los mismos pobladores aledaños y también por personas extrañas probablemente con el consentimiento de los lugareños bajo ciertos arreglos o condiciones.

Este volumen, sin contar el volumen de ramas delgadas y desperdicios que quedan en el bosque después de la extracción (calculado entre 20 a 25 % adicional), equivale a la tala de aproximadamente 300 árboles nativos anualmente (180 m3), preferentemente de especies como la "intimpa", el "chachacomo" y la "unca", considerando una equivalencia promedio de 0,6 m3 de madera por árbol. No se puede dejar de mencionar que esta actividad propicia serios daños a la regeneración natural, al mantillo que protege los suelos y propicia esta regeneración natural y otros elementos bióticos no menos importantes.

Considerando que urge la solución de este problema, se plantea a continuación algunas alternativas para el corto y mediano plazo, dentro de la zona de amortiguamiento, que podrían minimizar y, hasta eliminar lo que hasta ahora constituye un problema.

4.1 INCREMENTO DE LA PRODUCCIÓN DE RECURSOS ENERGÉTICOS

Muchos recursos energéticos que pueden incrementar la disponibilidad de leña principalmente, son utilizados parcialmente por la ausencia de un manejo técnico adecuado, tanto en plantaciones forestales, agroforestales y frutícolas, como en bosques naturales.

  • Las plantaciones forestales en macizos, principalmente de eucaliptos y pinos, en ningún caso están siendo manejadas. Las podas, manejo de rebrotes y raleos, no son prácticas conocidas y por lo tanto no existe mejora en la calidad de los productos ni en el rendimiento o crecimiento del bosque. Las prácticas de manejo, no solamente han de mejorar la calidad de los productos, sino incrementarán significativamente la disponibilidad de leña en forma periódica y el crecimiento volumétrico de los árboles en pie; es decir, mayores rendimientos.

  • A excepción del "pisonay", el resto de árboles y arbustos que conforman las prácticas agroforestales de las comunidades, no están siendo manejadas. Árboles como el "sauco", "capulí", "nogal", "antiporoto", "aliso", "tara", "huaranhuay", entre muchos otros, podrían producir una cantidad importante de leña como efecto de las podas y el manejo de rebrotes, y a su vez, mejorar e incrementar significativamente la producción de frutos, hojas, tintes, forraje, madera, semillas y muchos otros productos y subproductos, así como cumplir mejor las funciones de protección de los cultivos.

  • Igualmente, los árboles frutícolas que actualmente existen en las comunidades, carecen de manejo técnico por lo que la producción es bastante baja y los productos no son de buena calidadLos esfuerzos de IDMA para mejorar el manejo de árboles (frutales y forestales) no han sido suficientes.  Se requiere la continuación de este trabajo.. Parte de este manejo lo constituyen los diferentes tipos de poda que debe darse a estos frutales, producto del cual se puede obtener, tal vez no una cantidad similar al manejo agroforestal, pero que bien puede contribuir a mejorar la disponibilidad de leña.

  • El manejo de los bosques naturales que aún quedan en la zona de amortiguamiento es algo que nunca se ha tomado en cuenta. La extracción con criterio técnico de ramas, árboles y arbustos dominados, árboles enfermos, o muertos, manejo de rebrotes y otras prácticas, constituyen una importante fuente de leña y que, además de mejorar la sanidad del bosque, mejora la producción del mismo. De esta forma el rendimiento y la productividad del bosque natural se puede mantener indefinidamente si sólo extraemos el incremento medio anual, es decir, la cantidad de metros cúbicos por hectárea/año que produce el bosque, que se calcula mediante un inventario forestal.

  • Otro aspecto importante que hay que tener en cuenta para incrementar la disponibilidad de recursos energéticos, es el uso más intensivo de especies arbustivas como el "mutuy", la "retama", la "q’era", la "chilca", el "tánkar" y muchas otras más, con capacidad de rebrote, rápido crecimiento y buen rendimiento calorífico. La ventaja de estos arbustos es que se encuentran en forma abundante y diseminados ampliamente. En este caso, como en los anteriores ya descritos, su utilización debe considerar ciertas técnicas de manejo y uso eficiente para un mejor rendimiento.

4.2 FUENTES ENERGÉTICAS ALTERNATIVAS

A efectos de disminuir la demanda de recursos energéticos provenientes del SNASantuario Nacional de Ampay, no sólo deben buscarse las soluciones en los propios recursos de la Zona de Amortiguamiento. Es importante buscar soluciones integrales, las cuales en conjunto pueden contribuir mucho mejor a la conservación e integridad del SNA.

  • Parte de esta solución integral es la idea de promover y asesorar pequeñas empresas asociativas en comunidades fuera del ámbito de nuestro interés, como la CC de Maucacalle. que cuenta con importantes plantaciones de pino y eucalipto en edad de corte para la producción de leña, madera y carbón, cuyo destino sería el mercado de la ciudad de Abancay. Bajo un asesoramiento técnico debido, los costos de producción de estas pequeñas empresas pueden reducirse considerablemente logrando precios más competitivos y volúmenes suficientes para satisfacer incluso la demanda de leña en panaderías, ladrilleras y yeserías, incrementando sus ventas y ganancias. Esta competencia desalentaría y podría dejar fuera del mercado a los comercializadores de leña proveniente del SNA y disminuir considerablemente su efecto dañino.

  • Otro efecto positivo de esta alternativa sería la posibilidad de detener la tala de otros árboles nativos valiosos de las partes bajas y quebradas de Abancay, como el "huarango" y el "patti", que vienen siendo arrasadas para abastecer de leña a ladrilleras y yeserías de esa ciudad.

Como es lógico, estas medidas tendrían que ser respaldadas con dispositivos legales, como vedas y medidas de control, aspecto que se amplía más adelante.

  • Algo que todavía parece estar lejos, pero cuando se materialice podría ser otra salida al problema, sería el uso del gas propano proveniente de Camisea en la ciudad de Abancay y su periferia, siempre y cuando el precio sea competitivo con el de la leña. De esta forma, gran parte de la población que ahora utiliza leña del Santuario, dejaría de hacerlo disminuyendo o eliminándose su demanda.

En resumen, las propuestas que se exponen tienen como fin disminuir la demanda de productos energéticos proveniente del SNA en la población rural y urbana de Abancay, y por el contrario incrementar la oferta de estos mismos productos y otros alternativos generados fuera del SNA.

4.3 AHORRO DEL COMBUSTIBLE

Al igual que el agua, por falta de una orientación técnica adecuada, el uso actual que tiene la leña dista mucho de ser eficiente. Existe un desperdicio considerable por el tipo de cocinas, el secado de la leña y los hábitos y modos de cocinar.

Es destacable el esfuerzo realizado por IDMA al instalar un buen número de cocinas mejoradas en muchas familias de las comunidades que viene apoyando. Sin embargo, aún faltan algunos aspectos que deben considerar en su diseño para que esta iniciativa tenga mayor impacto.

  • Se ha notado que gran parte de ellas requieren ciertas mejoras como la instalación de chimeneas con paso regulable, lo cual permitiría reducir la cámara de combustión y por lo tanto ahorrar más combustible al controlar convenientemente el tiro. Asimismo, esto evitaría el excesivo humo dentro de la habitación.

  • De otro lado, la ubicación de la cocina debe mantenerse siempre con frente a la entrada de aire, que en casi todos los casos es la puerta de ingreso, para tener un flujo constante de aire y mantener la brasa.

  • También sería conveniente adecuar las hornillas al tipo y forma de las ollas que utilizan las familias, para conseguir una mayor eficiencia.

Como se ve, las cocinas mejoradas constituyen una alternativa muy importante para el ahorro de leña; sin embargo, su instalación debe estar acompañada con otras medidas complementarias como son el secado de la leña y la mejora de los hábitos de cocinar.

Con respecto al primer punto, se ha observado que después de la tala, los palos o las rajas de leña son amontonados en espacios contiguos a la casa, generalmente sin cobertura y utilizados sin completar un buen secado.

  • Al ser utilizada la leña con más humedad de lo debido, puede consumir un buen porcentaje de su energía para secar la madera y hacer la combustión, lo que constituye una pérdida de combustible.

  • De otro lado, el consumo de leña verde o mal secada trae consigo problemas de excesivo humo, presencia de hollín y alquitrán, dañinos para la salud.

  • Será muy importante la orientación técnica a los beneficiarios en aspectos de secado y almacenado de leña.

El estudio de IDMA realizado al respecto da grandes luces sobre las ventajas del uso de la cocina mejorada utilizada en el ámbito del proyecto. Este estudio indica que las cocinas mejoradas tal cual están funcionando (sin las recomendaciones anteriormente descritas) ahorran 40% de leña respecto al consumo con cocinas tradicionales (tipo concha). Esta cifra podría ser ampliamente superada con las recomendaciones descritas. Lo importante a señalar es que la tecnología ya fue aceptada por las familias campesinas y que cabría hacer pequeños ajustes para un mejor desempeño de éstas.

  • Otro aspecto que puede ayudar mucho en el ahorro energético es la orientación a las familias en lo referente a los hábitos de cocinar, como es la excesiva exposición al fuego de los alimentos ya cocidos, el no tapar las ollas mientras se cocinan los alimentos, dejar las hornillas prendidas sin uso, dejar que se consuma la leña luego de terminar de cocinar, utilizar ollas inadecuadas para el tipo de hornilla instalado, etc.

Este conjunto de medidas posibilitarán el ahorro de leña, y además de eso, mejorarán las condiciones de vida de las familias campesinas.

4.4 GESTIÓN INSTITUCIONAL

El apoyo de las diversas instituciones que directa o indirectamente se relacionan con el SNA, juega un papel importante en la conservación y desarrollo de esta importante área protegida. Las autoridades e instituciones de apoyo dentro de las funciones que les corresponda, deben implementar acciones y medidas para superar los problemas y propender a su desarrollo.

  • Una de estas medidas sería la de organizar a las comunidades comprendidas en la zona de amortiguamiento, para la vigilancia y control de la tala de árboles dentro del SNA en los principales lugares de acceso, en coordinación con los guardaparques, la Jefatura del Santuario, así como con autoridades policiales y edilicias. Una vigilancia rotativa dentro de las comunidades no implicaría mucho esfuerzo para ellos.

  • Se requiere también un respaldo legal para hacer viable la aplicación de penas y sanciones a los infractores. Si existen vacíos en la normatividad, las autoridades correspondientes deben emitir dispositivos a favor no sólo de la conservación del SNA sino también de otros recursos de flora y fauna que se encuentran fuera del mismo, amenazados por la tala agresiva de "huarangos" y "pattis" en las partes bajas. Vedas temporales, normas de control e incentivos, podrían ser algunas de las normas que deban ser emitidas.

  • De otro lado, la vigilancia y control de los accesos y vías por donde transitan los extractores, por parte de los guardaparques y policía ecológica, debe ser redoblada. En ese sentido, urge un apoyo significativo para el equipamiento e implementación de los dos únicos guardaparques del Santuario (motocicletas, radio transmisor-receptorIDMA donará a INRENA-Apurímac un equipo de radio-transmisión (estación móvil, fija y dos handys)., equipos personales, equipos de ingeniería y otros, a fin de que puedan cumplir más eficientemente su función y tener mayor cobertura de acción.

  • Conviene también una concertación desinteresada de instituciones gubernamentales y no gubernamentales, para contribuir de diferentes formas a que, de una vez por todas, se consolide la gestión del SNA, bajo un Plan Maestro concluido y aprobado.

4.4 EDUCACIÓN, DIFUSIÓN Y CAPACITACIÓN

Es tal vez este aspecto el que merezca mayor atención y uno a los que IDMA ha contribuido con buenos resultados. Una buena educación ecológica desde los primeros niveles sería lo más conveniente para formar una conciencia ecológica en la población y así aliviar en gran parte muchas de los planteamientos que estamos proponiendo. Sin embargo, se pueden tomar algunas medidas como las que se propone a continuación.

  • En coordinación con las autoridades educativas, deben emprenderse amplias campañas de educación ecológica en la población escolar del área urbana y rural, con el apoyo y asesoramiento de las instituciones vinculadas a la conservación del medio ambiente, mediante charlas, conferencias, mesas redondas, talleres, visitas guiadas al campo, concursos, etc, las mismas que no representan mayor costo. Todo esto, complementado con un logo oficial del SNA y la producción de materiales impresos y audiovisuales de difusión como folletos, afiches, cartillas, cuentos ilustrados, etc, cuyo financiamiento podría ser compartido entre las instituciones afines.

  • Asimismo, se haría necesario la capacitación, principalmente en el área rural, pero también a nivel de instituciones, organismos y público en general, con una amplia cobertura de difusión a través de los medios masivos de comunicación: programas radiales y televisivos, anuncios, spots, reportajes, noticias, artículos, etc.

  • No dejará llamar la atención el hecho de no incluir en este texto, tal vez la medida más conveniente y racional para disminuir la demanda de recursos energéticos provenientes del SNA, como lo es un plan de reforestación a corto, mediano y largo plazo. Por su cobertura y magnitud la reforestación puede contribuir enormemente a mitigar las necesidades de leña, carbón, madera y otros productos, sin que ello quiera decir que las otras medidas planteadas no tengan que implementarse. Al contrario, tienen que hacerse porque las soluciones son de carácter integral, y una a una se complementan. Sin lugar a dudas, orientada de esa forma la solución a los problemas, los resultados serán mucho más contundentes y sostenibles. En tal sentido, se ha considerado un capítulo específico donde se detalla el Plan de Reforestación para la zona de amortiguamiento y para el SNA.

5. PLAN DE REFORESTACIÓN DEL SANTUARIO NACIONAL DE AMPAY

5.1 INTRODUCCIÓN

La tala y extracción de los árboles de Intimpa (Podocarpus glomeratus), especie conífera nativa de gran importancia silvicultural nacional, se remonta a épocas muy antiguas. Estas especies que forman rodales relativamente homogéneos eran muy apreciados por los propietarios de las ex haciendas cuyos ámbitos abarcaban gran parte de lo que ahora es el Santuario Nacional de Ampay.

Referencias testimoniales de pobladores de mayor edad de la zona, confirman la intensa tala de estos árboles y de la "unca" (Mircyanthes oreophylla), con fines de leña, carbón y madera para muebles y otros usos (e.g. entablado de casas con intimpa, etc.).

Estos testimonios también indican que la tala de la Intimpa fue muy selectiva prefiriendo aquellos mejor conformados, de mayor diámetro y altura. Esto hace suponer, una pérdida real de material genético, por lo que ahora son muy pocos los árboles que se aprecia con esas características fenotípicas. Esto se podrá confirmar con un estudio más completo de la especie y del bosque de Intimpas.

Es oportuno también decir que en la actualidad el Santuario Nacional de Ampay, es el único lugar donde se protege a la especie Podocarpus glomeratus. En general, la conservación de las Podocarpáceas en el Perú no se destaca lo suficiente, por el poco conocimiento que se tienen sobre las bondades forestales, propagación, conservación y un manejo adecuado dentro del Santuario.

De otro lado, es muy loable los esfuerzos desplegados por el IDMA para la reposición de esta especie, mediante plantaciones dentro del Santuario así como la del Ministerio de Agricultura. Durante más de 15 años, se vienen produciendo plantas de Intimpa provenientes de la regeneración natural, en los viveros del Ministerio de Agricultura y del IDMA, y apoyando la reforestación de esta especie dentro del Santuario.

5.2 CARACTERÍSTICAS DE LA COBERTURA VEGETAL

El bosque de Podocarpus del Santuario Nacional de Ampay ocupa un área de 600 ha. que representa el 40% del total -es decir- el 18% de la extensión total del Santuario. El elemento forestal más valioso de la foresta nativa del Ampay es la Intimpa, razón por la cual dicho sector es declarado como Unidad de Conservación (ahora área natural protegida).

Fitosociológicamente, el bosque está estratificado en cuatro pisosExtraído de: Santuario Nacional de Ampay - Guía Ecológica.  T. Orós, IDMA - 1994:

  • El primer estrato está constituido por la vegetación criptógama como los musgos, líquenes, hongos, y plantas que tapizan las superficies rocosas y los suelos, en ella también existe copiosa acumulación de la broza (hojas, ramas y otros órganos de la planta), en descomposición recubierta por las plantas del sotobosque. Durante los períodos de precipitaciones pluviales este piso se mantiene con alta humedad que induce a la germinación de semillas para la regeneración natural del bosque.

  • El segundo estrato se caracteriza por la predominancia de plantas del sotobosque, plantas de hojas partidas y anchas como las de la familia de las Aspleniaceas (helechos), Apiaceas, Caparaceas, Campanulaceas, Urticaceas, y Scrophulariaceas; que manifiestan un vigoroso desarrollo durante el período de lluvias.

 

  • El tercer estrato está conformado típicamente por plantas leñosas de tipo arbustivo que alcanzan alturas superiores a 5 m. Es el estrato de las epífitas como las orquídeas y bromelias. Los géneros más frecuentes son: Duranta, Senna, Styloceras, Citharexylum, Berberis y Gynoxis.

  • El cuarto estrato del bosque está constituido por un dosel de estructura arbórea de 12 a 15 m. de alto que corresponde a los árboles de Podocarpus glomeratus, Myrcianthes oreophylla, Clusia sp, Vallea stipularis, y otros.

 

Las especies forestales volumétricas más importantes del bosque del Santuario Nacional de Ampay, son:

Nombre común Nombre científico Volumen total (m3)
Intimpa Podocarpus glomeratus 618
Chuyllur Vallea stipularis 210
Tasta Escallonia myrtilloides 33
Ollanta Clusia sp 32
Motemote Duranta mandonii 27
Pisckay Prunus rigida 26
Nockay Cestrum sp 17
Matecllo (¿) 14
Huancartipa Randia boliviana 11
Usphauspha Solanum sp 11
(Fuente: J. Melo, IDMA - 1988)

DE LA COLINA (1997), ha determinado que el Podocarpus glomeratus se distribuye desde los 3 220 hasta los 3 620 msnm, existiendo una variación en la composición del bosque de Podocarpus a través de una gradiente altitudinal. Asimismo, indica en su estudio que el transecto VI (3 470 msnm) es el de mayor densidad y abundancia con 21% del total. Concluye que, a diferencia de Melo (1988) quien encontró 61 árboles por hectárea, en su trabajo De La Colina encontró 75 árboles en 0.225 ha (330 árboles por hectárea). Esto podría indicarnos la recuperación de la especie como consecuencia de la protección del Santuario.

5.3 OBJETIVOS

Del Plan

Contar con un documento técnico que oriente las actividades de reforestación dentro del Santuario Nacional de Ampay.

De la plantación

Desarrollar actividades de reforestación para la reposición del Podocarpus glomeratus en los bosques del Santuario Nacional de Ampay.

5.4 ESTRATEGIAS PARA LA REFORESTACIÓN DEL SN AMPAY

De acuerdo a las conclusiones planteadas producto de las observaciones y evaluación realizadas a las plantaciones de Intimpa en los Sectores de Tuturpampa y Ccorhuani (parte alta), se puede afirmar, como conclusión final, que sí es posible una reforestación exitosa con fines de reposición dentro del Santuario, bajo las siguientes consideraciones:

  • Determinar la densidad final de árboles de Intimpa por hectárea recomendable que se aproxime a su estado natural (densidad límite), de las 600 ha que los bosques ocupan dentro del Santuario Nacional de Ampay, con el fin de definir la cantidad de árboles que se deben plantar hasta completar esa densidad, y determinar el ritmo anual de plantaciones.

  • No iniciar aún las plantaciones forestales con la especie Myrcianthes oreophylla "unca" hasta conocer bien su silvicultura. Se podría comenzar con la producción de un pequeño número de plantas y una plantación demostrativa, y luego continuar con mayores extensiones. Al igual que la Intimpa, se debe conocer la densidad límite de esta especie.

  • Las plantaciones deben realizarse con las técnicas que se recomienda en el siguiente punto.

  • Condición especial de las plantaciones es la buena elección del sitio, así como la protección que es el factor principal de sobrevivencia y desarrollo de cualquier plantación.

  • Mano de obra capacitada y dirección técnica profesional.

  • Tratamientos silviculturales iniciales y sucesivos.

5.5 PRODUCCIÓN DE PLANTAS Y RITMO ANUAL DE PLANTACIONES

a. Producción de Plantas

La propagación masiva de plantas de Podocarpus glomeratus a partir de la regeneración de plántulas del bosque, es una buena alternativa que nos ofrece la naturaleza, dándonos la oportunidad de utilizarlas para la reposición de esta especie.

Por lo tanto, la producción de plantas en los distintos viveros en que se programe, debe utilizar la técnicas referidas y que ya son conocidas sobre la propagación mediante brinzales.Técnica desarrollada por Blgo. Trifón Orós - IDMA.

b. Vivero Forestal de la Estación Ecológica.

La producción de plantas de Intimpa debe continuar en el Vivero Forestal de la Estación Ecológica del Santuario, concentrando la mayor cantidad de plantas producidas. Por su capacidad de producción, así como el personal capacitado con que cuenta y su cercanía a las fuentes más importantes de brinzales, este vivero debe continuar bajo la dirección del IDMA para el abastecimiento de plantas a los lugares de plantación.

A partir del primer año de la ejecución del Plan de Reforestación, se debe iniciar la producción en pequeña escala de la especie Myrcianthes oreophilla "unca" en este vivero.

c. Viveros Forestales Comunales

Para el primer año de ejecución del Plan de Reforestación de la Zona de Amortiguamiento en las comunidades aledañas, se debe trasladar del Vivero de La Estación, plantas de tamaño medio (15 a 20 cm) a los viveros comunales para su estacionamiento (4 a 5 meses) hasta el momento de la plantación, según los requerimientos de sus planes comunales.

En el segundo año, los viveros comunales deben producir sus propias plantas de Intimpa, de acuerdo a sus planes comunales, a partir de los brinzales que deben recolectar en el Santuario.

La producción de plantas de Intimpa se puede complementar con las que produce el PRONAMACHCS y la Dirección Regional Agraria, en caso sea necesario.

 

d. Instalación de Plantaciones

d.1 Delimitación de áreas para plantaciones

Se ha señalado la necesidad de conocer la densidad límite de la Intimpa para la planificación de la reforestación con fines de reposición de esta especie. Aunque no se cuenta con estudios al respecto, podemos tomar como referencia lo encontrado por De La Colina (1997) que señala 330 árboles de Intimpa por hectárea como densidad promedio, para sugerir una densidad máxima final de 400 árboles por hectárea. Considerando una sobrevivencia promedio estimada de 60% hasta su madurez, se necesitaría instalar para las 600 hectáreas de bosque, 70 000 (70 x 600 x 1,66) árboles en total dentro del Santuario.

Las áreas a plantar deben ser delimitadas de acuerdo a su cobertura: alta, media y baja. La densidad de plantación en cada una de estas áreas deberá calcularse en base al número de árboles de Intimpa por hectárea (todas las edades), para ser restados de la densidad deseada, y con ello determinar el espaciamiento. Así por ejemplo, en un área con cobertura baja (20 a 30 árboles por hectárea), de 600 plantas como densidad inicial, se restan 30 quedando 570 plantas que serán instaladas. En este caso, cada planta ocupará un área de 16,70 m2 (espaciamiento de 4 x 4 , 5 x 3,5 m. etc.)

d.2 Selección de sitio

La Intimpa prefiere suelos con profundidad media y bien drenados. La mayor parte de las áreas que ocupan los bosques del Santuario son aparentes para las plantaciones de Intimpa, por lo que la selección de sitio se limitará a evitar suelos pesados y mal drenados, así como poco profundos y con pendientes muy pronunciadas. Asimismo, se tomarán en cuenta los límites altitudinales de la especie y factores climáticos adversos.

d.3 Diseño de la Plantación

Las plantaciones dentro del Santuario pueden ser de tres tipos, dependiendo de la densidad de cobertura del lugar a plantar.

Fajas de enriquecimiento

Se instalan siguiendo líneas paralelas en el sentido de la pendiente, cuando los bosques son densos o medianamente densos. Tienen la ventaja de poder fácilmente ser localizados siguiendo puntos de referencia, lo cual facilita algunos tratamientos silviculturales que se tenga que hacer o mediciones para su evaluación.

A campo abierto

Cuando la cobertura es rala o se encuentran claros en el bosque, se instalan en forma similar a una plantación en macizos convencional, con un espaciamiento previamente determinado. Tanto el trazado como la apertura de hoyos (cuadrado, rectangular o tres bolillo) se facilitan por la visibilidad y el espacio.

Anillo periférico

Se propone priorizar la zona periférica de los bosques del Santuario, incluyendo los límites con las comunidades, para la instalación de plantaciones, por ser la zona más alterada e intervenida.

e. Técnicas de Plantación

En este punto, consideramos los siguientes aspectos:

e.1 Distanciamiento o espaciamiento

El distanciamiento entre plantas, como se ha visto, se determinará en función a la actual cobertura y a la densidad límite que se calcule. Si la densidad límite se calcula en 400 árboles por hectárea, el espacio que debe ocupar cada planta será de 25 m2 que puede corresponder a un distanciamiento de 5 x 5 m, 6 x 4,20 m, 7 x 3,60 m, etc.; sin sobrepasar los 25 m2 por cada planta.

Densidades menores a este espaciamiento no son recomendables.

e.2 Tamaño de hoyo

Las plantas a instalar requieren una buena preparación del terreno para favorecer una mayor retención de agua y mejor expansión de raíces. De esta forma se logra un mayor porcentaje de sobrevivencia y un mejor desarrollo de las plantas.

El tamaño de hoyos recomendado es de 50 cm de diámetro o lado y 40 cm de profundidad.

e.3 Ritmo anual de plantaciones

La cantidad de plantas que serán reforestadas de acuerdo a los planes comunales de la Zona de Amortiguamiento para el primer año se ha calculado en 4 600 plantas. Las restantes 65 400 plantas son distribuidas en tres años más de la siguiente manera:

Segundo año : 20 000 plantas

Tercer año : 30 000 plantas

Cuarto año : 15 400 plantas

e.4 Técnicas de plantación

Se deben seguir las técnicas conocidas de plantación, como son:

  • Limpieza del área donde se va aperturar el hoyo en forma circular de un metro mínimo de diámetro.
  • Apertura de hoyos retirando dos porciones de tierra (superior e inferior) para que al momento de plantar se rellene primero con el montón de la tierra superior y luego de la inferior.
  • Poda de raíces de la base de la bolsa de polietileno a 2 cm del extremo y tres podas laterales de 2 mm de profundidad.
  • Eliminación de la bolsa y colocación del pan de tierra con la planta después de ser rellenada la mitad del hoyo. Luego, completar el relleno dejando 5 cm para el empozamiento de agua.
  • Apisonar la parte rellenada para eliminar los bolsones de aire.

f. Protección de Plantaciones

Como ya se ha mencionado en este Plan, la protección de plantaciones es el principal factor de sobrevivencia de las plantaciones. En ese sentido, debemos entender que "la plantación no termina al momento de instalar el plantón, al contrario, la plantación recién empieza en ese momento".

Por la experiencia que se tiene en los 35 años de reforestación en el país, la protección de las plantaciones ha jugado un rol determinante para la sobrevivencia y el desarrollo de los árboles y la plantación en general.

Las principales formas de proteger una plantación son:

Cercos perimétricos

Para el caso del Santuario se pueden utilizar palos y arbustos espinosos o piedras. Podría verse la posibilidad, si esto no atenta contra la conservación del Santuario, la utilización de cercos de alambres de púas en áreas críticas, en forma temporal (2 a 3 años). El uso de este tipo de protección tiene excelentes resultados.

Protección individual

En este caso cada planta se protege con pircas de piedra, champas o arbustos espinosos.

Vigilancia

Este aspecto es muy importante y puede combinarse con las anteriores. Si se opta sólo por vigilancia, ésta debe ser continua y permanente por lo menos durante dos años. Es mejor alternar con las dos anteriores. La vigilancia principalmente resulta importante durante el día, debido al tránsito de personas y animales.

g. Tratamientos Silviculturales

Después de proteger la plantación se deben tener en cuenta algunas actividades o tratamientos silviculturales para el mantenimiento y buen crecimiento de la plantación. Entre los más importantes tenemos:

  • Recalce al primer año después de la plantación
  • Plateo alrededor de la planta (un metro de diámetro como mínimo) hasta que la planta alcance por lo menos 2 m.
  • Marcación y señalización de fajas de enriquecimiento para su ubicación y mantenimiento

 

5.6 CALENDARIO DE ACTIVIDADES

Se ha elaborado un calendario de actividades para la Intimpa y Unca que se muestra en los cuadros ubicados al final del presente plan.

 

5.7 MANO DE OBRA

La principal fuente de mano de obra lo constituyen los campesinos de las organizaciones aledañas al Santuario y los propios moradores. Con ellos ya existe el compromiso cuando se elaboraron sus planes comunales, para apoyar la reforestación en el Santuario. Por ello, debe mantenerse una relación de cooperación mutua a fin de contar siempre con su participación.

Para un trabajo más eficiente al momento de instalar las plantaciones, se debe capacitar a los campesinos y promotores en todo lo referente al proceso de plantación, desde la selección de plantas, diseño, trazado, apertura de hoyos, plantación, hasta protección de las plantaciones. Solo así se garantizará una buena plantación.

 

6. CONCLUSIONES

  1. La quema de pajonales e incendios forestales, así como la creciente extracción de leña del Santuario Nacional de Ampay, son las amenazas más serias y a tener en cuenta para posibles planes de contingencia.
  2. Es posible la reforestación dentro del Santuario siempre y cuando se observen las consideraciones técnicas que se señalan en el Plan de Reforestación del Santuario.
  3. El conocimiento silvicultural de la especie Myrcianthes oreophilla "unca" está aún poco desarrollado y se carece de experiencias prácticas.
  4. La presencia de la Autoridad Oficial en el Santuario es de vital importancia para su conservación.

 

7. RECOMENDACIONES

  1. Urge la preparación de un Plan de Prevención Específico contra la quema de pajonales e incendios forestales para el ámbito del Santuario Nacional de Ampay.
  2. Urge la puesta en marcha del Plan de Reforestación del Santuario Nacional de Ampay para la reposición de su especie principal: Podocarpus glomeratus (Intimpa).
  3. Implementar las medidas expuestas en el Capítulo "Recursos Energéticos Provenientes del Santuario Nacional de Ampay y Alternativas para Disminuir su Demanda".
  4. Iniciar en pequeña escala la producción de plantas de "unca" para la instalación de plantaciones demostrativas, incrementándose progresivamente.
  5. Instalar parcelas permanentes de crecimiento de la Intimpa (en bosques naturales y plantaciones) con fines de evaluación, para determinar su crecimiento e incrementos.
  6. Realizar estudios silviculturales de otras especies forestales de importancia dentro de la composición florística de los bosques del Ampay.
  7. Concluir, aprobar y ejecutar el Plan Maestro del Santuario Nacional de Ampay.
  8. Intensificar las actividades de vigilancia y control del Santuario Nacional de Ampay, así como realizar mayores esfuerzos aún en la sensibilización, toma de conciencia y apoyo de la población en general a favor del Santuario.
Regresar al Menú Informes y Documentos Avanzar al Menú  Informes y Documentos